10 estrategias para des-enamorarse que no funcionan

Home/Adolescencia, Alteraciones conducta emocional, Familia, parejas y sexualidad/10 estrategias para des-enamorarse que no funcionan

10 estrategias para des-enamorarse que no funcionan

julia-rotoY una vez que hemos pasado San Valentín, nos vamos a poner en la otra cara de la moneda, cuando no todo acaba saliendo como hubiésemos deseado y la felicidad nos ha abandonado. Veamos una lista de estrategias para desenamorarse y recuperarse emocionalmente que claramente no funcionan. Pero en primer lugar, vamos a analizar brevemente qué significa desenamorarse, y desde ahí nos será más fácil entender por qué las estrategias no funcionan.

Simplificando muchísimo, enamorarse es un proceso que nos lleva, sea física o emocionalmente, a comprobar que estar cerca de otra persona nos beneficia desde el punto de vista emocional. Por esta razón, su cercanía física o emocional nos agrada y su lejanía nos hace daño y por tanto la buscamos de forma consciente e inconsciente. El proceso de enamoramiento, incluye además una modificación en nuestra forma de pensar, actuar y planear el futuro, que contempla no sólo nuestra posición, sino también la del otro.

 

Simplificando muchísimo, y si lo anterior es enamorarse, desenamorarse es un proceso que nos lleva, sea física o emocionalmente, a comprobar que estar cerca de otra persona ya no nos beneficia desde el punto de vista emocional. Por esta razón, su cercanía física o emocional ya no nos agrada, y su lejanía nos hace sentir mejor. El proceso de desenamoramiento incluye además una modificación en nuestra forma de pensar, actuar y planear el futuro, que ahora ya no contempla la posición del otro, recuperando únicamente la nuestra.

 

Soy consciente de que podríamos discutir años esta posición de partida, pero en algún sitio hay que situarla, verdad?. Así que, si damos lo anterior por bueno, podemos identificar 10 estrategias para desenamorarse que no funcionan, y que son las siguientes:

01.- Enamorarse de otra persona. No funciona. Evidentemente, emocionalmente es un paso adelante, pero como hemos visto, enamorarse y desenamorarse son dos procesos, y los dos han de producirse. Es decir, que te enamores de alguien no quiere decir que te hayas olvidado del anterior. El proceso de desenamoramiento ha de producirse, estés o no ya con otra persona. Si puede uno enamorarse de alguien mientras lo está de otro, es un tema que daría para largo. Pero lo cierto es que enamorarse de otro no garantiza desenamorarse del anterior.

02.- Alejarse físicamente de la persona amada. No funciona. La distancia no es un impedimiento para enamorarse, y tampoco lo es para desenamorarse. Ciertamente, si cambias de ciudad tal vez no te encuentres con esa persona por la calle, y seguramente evitarás más de un rodeo y cambio de acera, pero lo cierto es que el sitio en que más os vais a encontrar es en tu propia memoria. Y esa cambia de ciudad contigo.

03.- Encerrarse en casa. No funciona. Por lo mismo que lo anterior. El proceso de desenamoramiento debería incluir también una recuperación emocional completa, que te permitiera poder salir, hacer tu vida normal, conocer gente…, y por supuesto, estar preparada para volver a enamorarte. Por eso, si no sales de casa eso no podrá producirse, y sin embargo, tendrás menos posibilidades de ocupar tu mente con otra cosa que no sea “lo mucho que lo echas de menos”.

04.- Odiarle a muerte. No funciona. Cierto que ayuda, ya que no es posible querer una cercanía con una persona “tan malvada”, que sin embargo era “tan maravillosa” hace unos días. No te preocupes, es normal. El desenamoramiento incluye este proceso de forma inconsciente, y como se suele decir, pasa en las mejores familias. En todo caso, te adelanto que odiarle a muerte, sentir rencor, desear lo peor…, ocupará tu mente con deseos que, positivos o negativos, harán que no puedas olvidarlo todo lo rápido que quisieras. A cambio de odiar a muerte, te propongo que te quieras más aún… Te garantizo que es más eficaz.

05.- Liarte con su mejor amigo. No funciona. Seguro que a esa persona le hace sentir muy mal, pero a tí no te beneficia. Una alegría de una noche, un mensaje que la otra persona seguro que recibe, pero al final…, tendrás que hacer tu propio proceso. Y estas cosas te van a despistar del objetivo que tienes por delante: sentirte emocionalmente perfecto, sin necesidad de estar con la persona de la que te estás desenamorando.

06.- Salir de fiesta todos los días y “pasarlo muy bien”. No funciona. Mucha gente cuando sufre una ruptura emocional hace un análisis equivocado de su vida, pensando en el tiempo que ha perdido, sintiendo que ha de recuperar “lo que antes era”, “lo mucho que disfrutaba”… Ciertamente, las parejas suponen a veces un freno a las ganas de salir, a las fiestas con amigos, a las discos y las copas de más… Es normal, recuerda que cuando te enamoras prefieres estar con esa persona a cualquier otra cosa. De todas formas, volverte la más fiestera sólo te llevará a recibir numerosas negativas de tus amigas, que ya no están “para esos trotes”, y solo son un parche y una pausa publicitaria ante el trabajo que tienes por delante: recuperarte emocionalmente y lograr ser feliz el lunes, el martes, el miércoles…, con o sin fiestas.

07.- Pensar que cualquier pareja es mejor que la que tenías.  No funciona. A esto se le llama “síndrome Rebeca” en honor a la novela Rebeca, escrita por Daphne du Maurier y que Hitchcock adaptó al cine. La novela narra la vida de la segunda pareja de un viudo que encuentra su vida atormentada por la idea de que jamás podrá competir con Rebeca, la anterior esposa de su marido, de la que todos dicen que era bellísima. En definitiva; de igual forma que todas las personas son distintas, también las parejas lo son. Incluso, si volvieses con esa persona, la pareja ya no sería la misma. Por tanto, puedes comparar todo lo que quieras a la persona que intentas olvidar con la actual, pero eso no te hará desenamorarte. Es proceso es independiente del valor de la persona con la que estás, no crees?

08.- Estar un tiempo sin pareja. No funciona. De hecho, es una buena fórmula para recuperarte emocionalmente y ponerte en situación de reiniciar la “carrera por enamorarse”, pero eso has de hacerlo de forma consciente. Simplemente “pasar un tiempo sin pareja” no es suficiente, y tendrás que hacer de forma consciente ese proceso por volver a encontrarte bien contigo mismo, reencontrarte con amigos y familias que puedan aportarte la cercanía, el cariño y la diversión que has perdido, y que será necesario para volver “al mercado emocional”.

09.- “Darse un tiempo”. No funciona. A veces, alguna parejas tienden a separarte físicamente por un tiempo, pero emocionalmente permanecen vinculadas. Mientras ese vínculo permanezca ahí, mientras el acuerdo esté vigente, no es posible desenamorarse. Todos sabemos que ese “descanso” no es tal, y sino que se lo pregunten a Ross y a Rachel en la serie Friends. “Estábamos en un descansoooo!!!

10.- Hincharte a bombones, chocolates o frutos secos. No funciona. Sé que para muchos será una sorpresa, jejejeje… pero no funciona. No creo que haya mucho que explicar en este caso, verdad?

 

Dejamos aquí este ejercicio de lo que no funciona, que seguramente a algunos os sorprenda, e iniciamos el recuento de las cosas que sí funcionan. Si os parece lo comentamos, a ver si llegamos a las 10.

 

Un saludo a todos y todas, y feliz semana que entra.

 

Julia Rodríguez Psicología

653 93 40 50

Leave A Comment