Todos los conflictos del ser humano, explicados en 21 frases de películas

Home/Alteraciones conducta emocional/Todos los conflictos del ser humano, explicados en 21 frases de películas

Todos los conflictos del ser humano, explicados en 21 frases de películas

El cine no es un manual de vida, sino un reflejo de ella. Sin embargo, algunas frases resuenan en nuestra cabeza mucho después de salir de la sala de cine. Son sentencias en apariencia sencillas, pero que no se le habían ocurrido a nadie antes, como los mejores inventos, y por eso funcionan para cualquier situación de la vida. Al recordarlas, simplificamos (y explicamos) nuestros conflictos e incluso nos sentimos mejor. Sacadas de su contexto funcionan como píldoras de filosofía aptas para todos los públicos. Y si no, hagamos la prueba y descubriremos que cualquier adulto puede sentirse identificado con estas frases.

1. “Hazlo o no lo hagas, pero no lo intentes”, de La guerra de las galaxias

Quién lo dice. Yoda, cuando Luke Skywalker le confiesa que “intentará” usar La Fuerza.
Qué lección aprendemos.
 Yoda era un filósofo cuya lentitud generaba cierta ansiedad, y parecía estar siempre medio dormido, pero cuando se ponía serio acertaba de pleno. Yoda nos transmite con esta frase que cuando alguien dice “lo intentaré” es la mayor cobardía que se puede mostrar, porque anticipa el fracaso, busca la disculpa precoz y se escuda en el “por si acaso”. Yoda tiene razón: con lo fácil que es fallar, la única forma de evitarlo es no contemplarlo como una opción.

2. “Éramos jóvenes y creíamos que encontraríamos otros amores igual de intensos”, de Antes del atardecer

Quién lo dice. Céline (Julie Delpy), ante la pregunta de Jesse (Ethan Hawke) de por qué nunca se buscaron tras pasar una noche juntos nueve años atrás.
Qué lección aprendemos.
 El primer amor, ese que hace que te creas invencible porque nada te importa y, por lo tanto, nada te da miedo. Cuando lo dejas, ansioso por vivir nuevas experiencias, estás seguro de que este sólo ha sido el primero de una interminable ristra de romances fogosos. Como cuando Geri Halliwell dejó las Spice Girls convencida de que iba a convertirse en Madonna. Veinte años después, te sigues acordando de aquel primer amor, y aprendes a no dar las cosas por supuestas.

3. “No soy mala, es que me han dibujado así”, de ¿Quién engañó a Roger Rabbit?

Quién lo dice. Jessica Rabbit, en pleno interrogatorio.
Qué lección aprendemos.
 Mal entendida, esta filosofía de vida puede darles alas a esos tronistas que gritan injurias bajo la excusa de que “a mí me gusta decir las cosas a la cara”. Bien asimiliada, la frase de Jessica Rabbit es la autoafirmación personal definitiva, como la del escorpión que mata a la rana que le ha ayudado a cruzar el río: no puedo evitarlo, es mi carácter. No vale utilizarla para liarla parda constantemente, que entonces pierde su gracia.

4. “¿Por qué te empeñas en encajar cuando tú naciste para destacar?”, de Un sueño para ella

Quién lo dice. El personaje de Ian Wallace, justo después de caerse de la barca con la chica (Amanda Bynes) y justo antes de ligársela definitivamente.
Qué lección aprendemos.
 Estamos ante el primer gran dilema adulto: relajarse en el reconfortante coma social o seguir tus instintos y arriesgarte a ser la oveja negra durante el resto de tu vida. Algunos se pasan años intentando cruzar al otro lado, hay raros que fingen saber de fútbol sólo para poder hablar de algo en la oficina, y hay anodinos que ponen memes en Facebook con mensajes como “me gusta ser distinto ¿y qué?” o “estoy to loco”. Pero es inútil nadar contra la corriente: ambos grupos se reconocen entre sí.

5. “Vamos a llevarnos bien, porque si no van a haber ‘ondonadas’ de hostias”, de Airbag

Quién lo dice. Pazos (interpretado por Manuel Manquiña) para iniciar la negociación y aclarar que “el concepto es el concepto”.
Qué lección aprendemos.
 No es una amenaza, es una forma de vida. Por precaución, más vale ser cordial con todo el mundo porque nunca sabes cuándo puedes salir escaldado. La hostilidad puede acabar volviéndose en tu contra si acaban ascendiendo a ese compañero al que has faltado al respeto gratuitamente.

6. “Si hubieras inventado Facebook, habrías inventado Facebook”, de La red social

Quién lo dice. El creador de Facebook, Mark Zuckerberg (cuyo papel hace Jesse Eisenberg), a los dos madelmans que le están demandando por haberles robado la idea.
Qué lección aprendemos.
 Tras interminables sesiones de negociación, Mark Zuckerberg les cierra la boca a esos dos tipos que le demandan por robarles su idea. La lección es: de nada sirve pasarse la vida lloriqueando porque estuviste a punto de conseguir algo; no sucedió, pasa página. En Los Simpson también condensaron esta idea con la frase “nadie gana el Nobel por intento de química”.

7. “No empecemos a chuparnos las pollas todavía”, de Pulp fiction

Quién lo dice. El Señor Lobo (Harvey Keitel), cuando los demás pringados empiezan a celebrar que han terminado el trabajo con éxito.
Qué lección aprendemos.
 El Señor Lobo ha hecho un trabajo impecable cubriendo el asesinato accidental perpetrado por el gatillo fácil de Vincent Vega (John Travolta). Pero el Señor Lobo ha limpiado demasiada sangre a lo largo de su carrera como para confiarse y empezar a chocar los cinco: menos celebrar y más deshacerse de las pruebas. Lección: un trabajo bien hecho no es tal hasta que lo rematas y eliminas cualquier posible fallo.

8. “Siempre habrá alguien más joven y hambrienta bajando las escaleras detrás de ti”, de Showgirls

Quién lo dice. Crystal, la estríper veterana, a Nomi, justo después de que Nomi le empuje escaleras abajo para robarle el trabajo.
Qué lección aprendemos.
 La frase es de una estríper, pero puede ser aplicada a cualquier trabajador. La globalización no sólo ha importado neologismos como “asertivo”, “resilencia” o “sinergia”, sino que, además, nos ha contagiado la competitividad anglosajona. Cuidado con aquellos compañeros de trabajo cuyo cuerpo está hecho de 70% agua y 30% pura ambición. Nunca les des la espalda, nunca bajes la guardia, nunca les rías la gracia. O te apuñalarán sin temblarles la mano.

9. “No me traigas un café si no te vas a servir otro para ti”, de Armas de mujer

Quién lo dice. La protagonista (Melanie Griffith) a su nueva secretaria, durante su primer día como jefa.
Qué lección aprendemos.
 La camaradería, el compañerismo y la igualdad entre trabajadores, aunque el tamaño de sus oficinas les recuerde su jerarquía. Lo perverso de esta frase es que la primera vez que aparece en la película es mentira (la jefa, Sigourney Weaver, va a liársela a su secretaria, Melanie Griffith), pero la segunda (la dice Melanie Griffith, cuando la han ascendido a jefa) sabemos que sale del corazón. Y trabajar con más humanidad es algo que toda empresa necesita.

10. “Algunas personas sólo quieren ver el mundo arder”, de El caballero oscuro

Quién lo dice. El mayordomo siempre sensato Alfred (Michael Caine), cuando Bruce Wayne (Christian Bale) se angustia por intentar comprender las motivaciones del Joker (Heath Ledger).
Qué lección aprendemos. La necesidad del ser humano por racionalizarlo todo y buscar una explicación a la crueldad de los demás se topa a veces con un muro de hormigón: los hay que simplemente se sienten como en casa cuando están rodeados de caos. A veces no hay otra explicación para el terror. Si alguna vez te cruzas con alguien así, lo mejor es cambiarse de acera y rezar por no estar cerca cuando explote el vertedero.

11. “Nadie olvida la verdad, sólo aprenden a mentir mejor”, de Revolutionary road

Quién lo dice. April (Kate Winslet), cuando por fin confronta a su marido (Leonardo DiCaprio) con lo decepcionante que es su vida familiar.
Qué lección aprendemos.
 Hay dos películas de nuestro tiempo que condensan cómo nos hacemos mayores sin darnos cuenta: Del revés y Revolutionary road. Kate Winslet brilla (aún más que de costumbre) con una lúcida reflexión en la que le recrimina a su marido, intepretado por Leonardo DiCaprio, que si él quiere autoconvencerse de que es feliz y de que tiene la vida que quiere, perfecto, pero que al menos con ella no disimule. Con esta punzante honestidad, la película nos invita (o más bien, nos arrastra) a ser conscientes de esa frustración que creemos poder enterrar si no pensamos mucho en ella. Se dijo que Boyhood era “la vida”, pero Revolutionary road es la más universal alegoría sobre la inevitable decepción que supone ser adulto.

12. “Las tiendas no son amables con la gente, son amables con las tarjetas de crédito”, de Pretty woman

Quién lo dice. Richard Gere, cuando se dispone a gastar “una cantidad obscena de dinero” para hacer feliz a Julia Roberts.
Qué lección aprendemos.
 El capitalismo nunca fue tan sexi ni tan autonconsciente como en esta película. El que dijo que “el dinero no da la felicidad” es que nunca ha visto ninguno de los 20 pases televisivos de Pretty woman. Al acabar, se nos plantea un círculo vicioso: ¿la escena de las compras es un reflejo de la sociedad de 1990 o nos hace tan felices comprar por culpa de haber crecido con esa escena?

13. “Estoy más que harto y no quiero seguir soportándolo”, de Network, un mundo implacable

Quién lo dice. El presentador Howard Beale (interpretado por Peter Finch), en directo durante su programa de actualidad política.
Qué lección aprendemos.
 Esta protesta, sencilla en la forma pero subversiva en esencia, llevaba al presentador Howard Beale al despido, no sin antes lograr que toda la nación le diese la réplica a gritos desde su balcón. Como con tantas otras manifestaciones, quizá no consiguieran nada, pero por lo menos que quede claro que nos hemos dado cuenta de que nos están chuleando.

14. “Sigue nadando”, de Buscando a Nemo

Quién lo dice. Dory, cada vez que no se le ocurre otra cosa que decir.
Qué lección aprendemos.
 Este mensaje sencillo, tontorrón e infalible puede aplicarse a cualquier situación de la vida. El ser humano está programado para sobrevivir y adaptarse, en contra del coloquial lamento de “no puedo más”. Sí que puedes. Sigue nadando.

15. “No le prestéis atención al hombre detrás de la cortina”, de El mago de Oz

Quién lo dice. El ayudante del Mago, cuando se desvela que su poder no tiene nada de mágico.
Qué lección aprendemos.
 Hace 70 años Hollywood ya nos dejó bien claro cuál es la única forma de vivir en paz en la sociedad: ignorar a los que mueven sus hilos, los que deciden nuestro destino sin conocernos. Dorothy se dio cuenta y, en vez de involucrarse en la política de Oz y exponerse a una frustración perpetua, prefirió volverse a Kansas, echarse una siesta y probablemente no ir a votar.

16. “Siempre he confiado en la bondad de los desconocidos”, de Un tranvía llamado deseo

Quién lo dice. Blanche Dubois (Vivien Leigh), al enfermero del manicomio que ha venido a buscarla.
Qué lección aprendemos.
 En el mundo desconfiado en el que vivimos, algunas personas son desalmadas sólo porque es lo que el mundo espera de ellos. ¿Y si por el contrario probamos a asumir que todo el mundo es bueno por defecto? Ya decía Mary Poppins que con un poco de azúcar todo sabe mejor. Por ingenuo que parezca algo de eso hay cuando nuestro compañero de BlaBlaCar nos cuenta su vida con la mano en el corazón y sentimos un irrefrenable deseo de hacer lo mismo. Porque si algo garantiza un desconocido es que no va a juzgarte, y da igual lo que le cuentes porque no vas a volver a verle nunca.

17. “La mayor trampa del diablo fue convencer al mundo de que no existe”, de Sospechosos habituales

Quién lo dice. Kevin Spacey, para explicar por qué todo el mundo debería temer a Keyser Sozer.
Qué lección aprendemos.
 Si después de todo esto acabamos en las puertas del infierno, el diablo tendrá todo su derecho a reclamar nuestro alma por toda la eternidad. En nuestra defensa, sólo podremos argumentar que los siete pecados capitales estaban terriblemente mal escogidos: representaban todo lo que nos hace felices en la Tierra. Los católicos además tienen la ventaja de arrepentirse a toda prisa en el último momento. Es una jugada redonda.

18. “Lo único que depende de nosotros es decidir qué hacer con la época que nos ha tocado”, de El señor de los anillos

Quién lo dice. Gandalf, cuando Frodo lamenta que el Anillo Único haya caído en sus manos.
Qué lección aprendemos.
 Puede que esta frase sea un bajón, teniendo en cuenta los tiempos que nos han tocado a nosotros. Pero como decía nuestra madre, “ni peros ni peras, hay que apechugar”. No siempre es fácil, pero cada día deberíamos ser capaces de tomar una decisión que suponga una minúscula contribución a hacer que el mundo sea un lugar mejor. Si todos pensásemos igual y lo hiciéramos a la vez, podríamos ser invencibles.

19. “Sigo siendo grande, son las películas las que se han quedado pequeñas”, de El crepúsculo de los dioses

Quién lo dice. Norma Desmond (interpretada por Gloria Swanson), una vieja estrella del cine en plena decadencia, cuando alguien insinúa que está acabada.
Qué lección aprendemos.
 Porque nos obstinamos tanto en ser los mejores (profesionales, padres, amantes, amigos) que no nos damos cuenta de que, por mucho talento que tengamos, a veces de donde no hay no se puede sacar. Norma Desmond estaba como un cencerro, pero tenía toda la razón.

20. “Por qué no nos quedamos aquí un rato y vemos lo que pasa”, de La cosa

Quién lo dice. R.J. MacReady (Kurt Russell), cuando ya no puede hacer nada para derrotar al monstruo.
Qué lección aprendemos.
 Porque a veces nos empeñamos tanto en ser “proactivos” y ejercer “liderazgo” que olvidamos que el azar juega un papel clave en la vida. Cuando el futuro no depende de nosotros, la única opción es recostarse y esperar a que las piezas se coloquen solas. Ya nos tocará volver a coger las riendas y jugar la mejor mano posible con las cartas que nos han tocado, pero estos ratos de pasividad nos quitan la presión de encima. Hay pocas sensaciones más agradables que sentarse a ver la vida pasar.

21. “Ríe y el mundo entero reirá contigo. Llora y lo harás solo”, de Old boy

Quién lo dice. El protagonista lee esta frase en la habitación donde pasa 18 años secuestrado, y la acaba convirtiendo en su mantra.
Qué lección aprendemos.
 Ya lo advertían los Bee Gees en I started a joke. Quién no se ha sentido abandonado tras un mal día por esa misma pandilla que la noche antes, en plena exaltación etílica, prometían que siempre iban a estar ahí para apoyarse. Al menos tocar fondo sirve para hacer una criba eficaz de amistades.

 

elpaís

Leave A Comment