Cuidarse

Cuando en una conversación cotidiana se oye esta palabra, la mayoría de las personas entienden que hay que llevar una vida saludable, alimentarse sano, hacer ejercicio, maquillarse, ir con gusto en el vestir..y así podríamos hacer un listado que está relacionado con lo físico. El asunto es que hay una parte que en muchas ocasiones se descuida más que se cuida y es la parte que tiene que ver con lo emocional.

El caso es que uno se descuida emocionalmente, en muchas ocasiones de manera inconsciente, y aunque de esto no se da cuenta, sí que siente de diversas maneras, el malestar que le produce ese descuido.

Según la manera de estar de cada uno y sus circunstancias hay diversas formas de descuidarse.

  • La queja, estar centrándote constantemente en aspectos negativos, tanto por exceso como por defecto, al primero que te haces daño es a ti mismo, además de la posibilidad de generar un malestar con las personas que tienes a tu alrededor.

  • La falta de límites, no respetando tu necesidad y dejándote llevar, o permitiendo que otras personas te invadan.

  • Estar en una relación en la que ya no te encuentras bien desde el miedo a perder esa relación y no desde el amor que sientes hacia la persona con la que compartes tu vida.

  • El no poder estar a solas contigo, hay personas que necesitan constantemente del contacto con el otro, y para no estar solos, van con gente con la que no tienen mucho que ver, o se apuntan a cualquier opción lúdica que surja, sin estar muy interesados en la actividad en sí. Evidentemente si uno hace cosas o está con personas que no le llenan mucho el precio a pagar es una importante sensación de incomodidad y malestar con uno mismo, lo que sucede es que las personas que se gestionan de este modo, en cuanto se ven así, recurren a la misma solución, ponerse en marcha rápidamente, y crean un círculo vicioso, para no enfrentarse a lo que sí sería la solución que es el encuentro con uno mismo.

  • Dejar que otros decidan por ti, desde aspectos triviales hasta aspectos importantes, por un lado qué fácil, por otro difícil, ya que estás permitiendo que otras dirijan tu vida, y esto a la larga te daña, porque te impide crecer como persona y posicionarte en la vida.

Leave A Comment