Decidir o no decidir, esa es la cuestión

Home/Alteraciones conducta emocional/Decidir o no decidir, esa es la cuestión

Decidir o no decidir, esa es la cuestión

 

decidirTomar una decisión es hacer un corte, tras un proceso de evaluación de las diferentes facetas de un problema, y después de haber estudiado las opciones que se presentan. Decidir es, separar, dejar de lado, cortar. La idea de cortar la situación se deriva de lo que sucede antes de decidir, analizar, discutir, argumentar.

Cuando tenemos que elegir entre dos opciones, y no decidimos nada, puede ser que la decisión de no decidir, sea un error, ya que abstenerse de hacer algo para solventar una situación o alcanzar algún objetivo, no nos lleva a nada. De hecho la inmovilidad no nos resuelve las situaciones y en algunos casos las agranda.

Cuantas elecciones tenemos que hacer en nuestra vida. Desde pequeñas situaciones cotidianas, cómo qué comer, qué ropa ponernos, cómo nos cortaremos el pelo, o qué hacer en la tarde del domingo. Hasta las grandes elecciones, qué estudiar, a qué dedicarse, quién elegirás como pareja, con qué personas compartir el tiempo, dónde establecer el domicilio, ser padre/ madre, seguir o no con la relación que actual, cambiar o no de trabajo….

Lo curioso es que sin darnos cuenta tomamos decisiones a diario, y todas son importantes, ya que en muchos casos, pequeñas decisiones son las que determinan las grandes

Para asumir una adecuada decisión en una situación que consideremos importante, es conveniente no tomarla a la ligera y revisar nuestras emociones. Lo primero que debemos efectuar es preguntarnos sí lo qué decidiremos afectará nuestro presente y futuro, y en qué magnitud. Luego medir, hasta donde podamos, el impacto que tendrá en nuestras vidas la decisión tomada. Analizar las distintas alternativas y ver cuales serán las ventajas y desventajas de las dos o más opciones que podamos preferir.

Tenemos que comprender que la vida, por sí sola, representa cierto riesgo. Si no hacemos nada y nos abstenemos de actuar, la situación no resuelta la decidirán otros por nosotros. Lo peor que se puede hacer es no hacer nada.

¿Os cuesta decidir? ¿Os dejáis llevar por el corazón o por la razón a la hora de las decisiones?

¿Preferís que las cosas vayan surgiendo sin más? ¿Usáis algún método para tomar decisiones?

¿Cuál ha sido una decisión importante en vuestra vida?

Un saludo a todos y todas.

 

Julia Rodríguez Psicología

653 93 40 50

Leave A Comment