El amor y el verano

Home/Infantil y desarrollo/El amor y el verano

El amor y el verano

Los amores de verano se producen porque dejamos de lado nuestras preocupaciones, nos relajamos, vivimos más el aquí y el ahora, y nos predisponemos para disfrutar al máximo de las actividades que nos proporciona la estación veraniega.

Parece que en verano, “todo vale”, nos abrimos a conocer a más gente y aumentamos nuestra vida social.

¿Afecta a alguna edad en mayor medida?

En general es la población más joven es la que está más predispuesta a divertirse y a enamorarse. De lo que se trata es de encontrar relaciones y nuevas amistades.

Pero todos compartimos grandes expectativas en el verano. La gente desea vivir intensamente esta época del año en el que se puede estar algo más relajado y con más tiempo para uno mismo, y de esta manera uno puede poner sus intereses personales en aspectos que no son meramente laborales o familiares.

Con más tiempo de ocio por delante la persona esté más predispuesta a comunicarse, se siente más audaz y se atreve con actividades y situaciones, que en otra época del año, le costaría mucho más. Son relaciones que no están sometidas ni a restricciones ni a presiones, por tanto, debido a que son relaciones esporádicas y que tienen un fin, se viven de manera muy intensa y apasionada.

Aspectos que favorecen el enamoramiento

Además de las cuestiones que comentábamos antes, del tiempo y nuestra manera de comportarnos en este tiempo, existen otros factores que favorecen el enamoramiento en esta época del año, como son:

  • Muchos pueblos celebran sus fiestas patronales y el ambiente invita a compartir y a conocer
  • Cuando la temperatura sube, la ropa que utilizamos es más ligera, nuestro cuerpo se muestra más. La gente se siente más sensual.
  • Las piscinas, las playas, los ambientes de ocio… hacen que las personas interactúen de una forma más libre.
  • Los temas que se tratan son con un tono desenfadado y favorecen el conocimiento mutuo.
  • Todo lo relacional se vive con más intensidad.
  • Biológicamente existe una hormona, llamada melatonina, que se produce de forma más abundante en verano y hace que aumente nuestro tono vital y nos pone de mejor humor y mas predispuesto al erotismo.

Qué hacer si te enamoras en verano

Si te enamoras en verano es importante tener en cuenta que estas relaciones surgen entre promesas, sueños y pasión, elementos efímeros y que al igual que el verano pasarán, pero a pesar de todo esto, si te llega un amor de verano hay que vivirlo y disfrutarlo con la persona con la que has decidido compartir este tiempo estival.

Es importante ser consciente que después del verano, llega la normalidad y esta puede conllevar un cierto sufrimiento y añoranza de lo vivido, pero poco a poco en el día a día, empezamos a hacer prioritarias otras cuestiones y al final el tiempo va suavizando y atenuando lo sentimientos.

Por otro lado, si después del verano independientemente de la vuelta a la normalidad de cada uno, el amor que comenzó como un amor de verano sigue creciendo significará que ha superado la etiqueta de “amor de verano” para pasar a otro estado. En este caso, es importante como siempre digo la comunicación en la pareja, el respeto y saber continuar con tu vida cediendo el espacio que desees a las decisiones y sentimientos de una nueva fase compartida, para estos todos estos casos dedicaremos un nuevo post .

Leave A Comment