La vuelta al cole

Home/Infantil y desarrollo/La vuelta al cole

La vuelta al cole

Back to school message against cute pupil sitting at desk

Hola a todos y todas!

Llegó el día. Después de un verano en el que los niños, no se han visto expuestos a exigencias diarias de horarios, puede suceder que se sientan desbordados ante la nueva rutina que tiene que realizar, dando lugar en algunos casos a cuadros de estrés.

Es algo cotidiano que en los días previos a la vuelta al colegio los niños coman menos, o duerman más intranquilos, ya que hay un cambio brusco en la rutina diaria, pasando de; trasnochar a levantarse temprano, de comer a cualquier hora, a tener que hacerlo a unas determinadas, de poder ver la tele o jugar en distintos momentos a lo largo del día a tener que hacerlo dentro de un horario, y así con todo.

A tener en cuenta. Es importante que los días previos se empiece a establecer rutinas en torno al cambio que conlleva la vuelta al colegio:

  • Dejar de trasnochar.
  • Madrugar.
  • Adecuar los horarios de las distintas comidas.
  • Repasar las tareas que se tenían que haber realizado durante el verano.
  • Revisar que se tiene el material necesario para iniciar el nuevo curso escolar, y que se impliquen en la preparación del mismo.
  • Reducir el tiempo que los chicos pasan ante el ordenador o la televisión.

Hablar de lo bueno de volver al colegio. Tras empezar a establecer las rutinas necesarias para que la adaptación sea más sencilla, también es conveniente que, los padres hablen con los hijos de los aspectos positivos de la vuelta al colegio

  • El reencuentro con los compañeros, o conocer gente nueva.
  • La posibilidad de apuntarse a alguna actividad extraescolar, que les guste.
  • Adquirir nuevos conocimientos, más autonomía, la posibilidad de vivir nuevas experiencias.
  • Que se impliquen en la preparación del material escolar, que ayuden a forrar los libros, poner su nombre, preparar el estuche, si los chicos se implican en el proceso van a disfrutar más del mismo.
  • Que se empiece a planificar el tiempo de trabajo, dejando un tiempo para el ocio.

Con todo lo citado anteriormente es importante que los mayores prediquen con el ejemplo..

Si a pesar de todo tu hijo se estresa. Algunos indicadores que pueden hacer pensar a los padres, que sus hijos, no han gestionado de manera adecuada la vuelta al colegio, y que estén sufriendo un cuadro de estrés son;

Reacciones físicas como; problemas digestivos, insomnio, dolores de cabeza, dificultades respiratorias, continúas visitas al baño.

Reacciones motoras; Mover las piernas, morderse las uñas, tocarse demasiado el pelo, cambios a nivel vocal( lentificar el habla, tartamudear, acelerarlo)

Pensamientos negativos con respecto a su capacidad, a la posibilidad de conseguir metas, mostrar temor.

Que hacer. Hay que escucharle, que exprese lo que siente, lo que le está pasando, ponerse en su lugar, no juzgarle ni criticarle, hay ciertos aspectos que a los jóvenes les hace sufrir, pero no a los mayores.

Ayudarle a que vea la situación de forma diferente, generalmente se ven incapaces para solucionar una situación, porque sólo lo ven de una forma, hay que darle alternativas.

Que aprenda a organizar y gestionar su tiempo, si esta es la causa de estrés, en el momento en que lo haga de manera satisfactoria, se sentirá mucho más relajado.

Respetar los horarios de sueño, alimentación, ocio.

Ser el modelo, de tu hijo, sobre todo con niños pequeños.

Reforzarle cuando afronte una situación delicada.

Situaciones que producen estrés en niños.  Las relacionadas propiamente con el entorno escolar como;

– Llegar tarde.

– Exponerse en público.

– Ser ridiculizado por los compañeros.

– No comprender alguna explicación.

– No saber contestar alguna pregunta.

– Hacer exámenes.

– Falta de control de los esfínteres.

– No ser reconocido dentro del grupo.

Las relacionadas con el entorno familiar como;

  • La pérdida reciente de algún familiar cercano.
  • Relaciones familiares conflictivas.
  • Un cambio de domicilio, o de colegio.
  • Separación de los padres.
  • Cambio en el núcleo familiar, como puede ser la llegada de un hermano.

Las relacionadas con el propio individuo:

  • No sentirse bien con su aspecto físico.
  • Timidez.
  • Falta de autoestima.
  • Autoexigencia.

 

Saludos a todas y todos!

 

Julia Rodríguez

653 93 40 50

Leave A Comment