No se si es mi cuerpo o mi mente, pero no siento deseo sexual.

Home/Familia, parejas y sexualidad/No se si es mi cuerpo o mi mente, pero no siento deseo sexual.

No se si es mi cuerpo o mi mente, pero no siento deseo sexual.

 Deseo1 de cada 3 mujeres españolas han fingido alguna vez en la cama, según un Informe sobre hábitos de salud sexual.

 ¿Qué es la falta de deseo?

La, “falta de deseo sexual”, hace referencia a aquellas personas que no tienen apetito sexual, que no se sienten atraías por el sexo y por la posibilidad de llevar a cabo relaciones o conductas sexuales en general.

Este interés anormalmente bajo por el sexo hace que el sujeto no busque la gratificación sexual aunque se encuentre disponible, y teniendo intacta la capacidad de respuesta sexual para practicar el acto sexual.

La apatía en ocasiones no sólo tiene que ver con la carencia subjetiva de interés por realizar el coito; incluye el desinterés por toda conducta sexual, como la masturbación, la falta de pensamientos, ensoñaciones y fantasías sexuales, atención al material erótico, percepción del atractivo de las perronas, en especial aquellos/as que pueden ser compañeros/as sexuales, y la falta de sensación de frustración si no se puede dar rienda suelta a la sexualidad.
Todos estos aspectos deben ser evaluados para determinar la existencia del problema, no siendo un índice único ni determinante el número de veces que una persona lleva a cabo relaciones sexuales.

 

Disfunciones de la fase del deseo

Las disfunciones de la fase del deseo se clasifican en:

  • Deseo Sexual Inhibido: Hay una carencia de apetito sexual total, en ocasiones puede ser por causas físicas (diabetes, depresión, menopausia)
  • Deseo Sexual Inhibido selectivo: Cuando la energía excedente se encuentra en los niveles habituales,) pero las causas psíquicas o sociales reprimen la expresión (ejemplo si, al coito, pero no a la masturbación).

A su vez podemos diferenciar entre

Deseo Sexual Inhibido primario: Cuando la falta de Interés siempre ha estado presente en la persona.

Deseo Sexual Inhibido secundario: Se  caracteriza por una pérdida o inhibición del deseo sexual después de una historia de desarrollo sexual normal. Son trastornos más comunes y las causas pueden ser múltiples, tanto de tipo orgánico como psíquico o social.

 

Causas de las disfunciones del deseo

Causas físicas: .Las causas fisiológicas más comúnmente asociada,  son la depresión endógena, el estrés grave, ciertas drogas y fármacos, ciertas enfermedades y bajo nivel de testosterona.

Causas psicológicas: el resultado es la supresión involuntaria e inconsciente, pero activa, del deseo sexual, que actúa como mecanismo de defensa, esto puede ser debido entre otras causas a miedos  a la intimidad, preocupación excesiva por complacer al/la compañero/a, la repetición de experiencias sexuales no gratificantes, aspectos morales y educativos. Las emociones de miedo, vergüenza, culpa, asociadas al deseo sexual producen una fuerte angustia y debido a esto la evitación de las relaciones sexuales.

La  evidencia indica que lo que hace que no se tenga deseo es el miedo.

A continuación se cita una lista de posibles peligros (creadores de miedo) asociados a la sexualidad:

-Miedo al embarazo

-Miedo al descontrol

-Miedo a que el sexo te domine (pérdida de control)

-Miedo al compromiso

-Miedo al fracaso

-Miedo a daños físicos

-Miedo al placer

-Miedo ante una disfunción sexual

 

Causas sociales: Son las causas generadas por influencias culturales, como una educación represiva, la influencia de modelos sexuales sociales puritanos, relaciones sexuales clásicas y pobres, los comportamientos de género, etc.

La falta de deseo en algunos casos puede ser una respuesta lógica a situaciones sexuales vividas sin placer muchas veces debido a la falta de comunicación entre la pareja, comunicación inadecuada o falta de consenso en las propias prácticas sexuales o utilización de técnicas que producen desagrado, asco o enojo. Así mismo, las relaciones sexuales sin ganas, bien por compromiso o por miedo a la pérdida del/la otro/a, cuando se producen de forma reiterada, son también causa de falta de deseo.

Otras causas de falta de deseo pueden ser la vivencia de situaciones conflictivas de pareja donde la falta de deseo es un emergente de un conflicto afectivo y de convivencia

 

Propuesta de tratamiento desde un punto de vista terapéutico

(Aclaración)Si la causa de la disfunción es de tipo físico, el tratamiento será de carácter farmacológico y estaría a cargo de un/a profesional de la medicina.

  • Aprendizaje o reaprendizaje de situaciones placenteras si fuese necesario.
  •  Información sexual.
  • Apoyo terapéutico si la vivencia de la disfunción generara malestar o angustia.
  •  Análisis, reflexión y propuestas de cambio sobre ideas, valores y actitudes que están provocando angustia o miedo en las relaciones sexuales.
  • Planteamiento de un proceso de aprendizaje y erotización de su vida sexual con la utilización de diversas y variadas técnicas terapéuticas como:

-Habilidades de acercamiento y seducción.

-Técnicas de mejora de la autoestima.

-Terapia de pareja.

-Habilidades para la comunicación.

-Relajación y respiración profunda.

-Cultivo de fantasías sexuales.

 

Un saludo a todos y todas.

 

Julia Rodríguez Psicología

653 93 40 50

Leave A Comment