Vacaciones, un tiempo distinto, unas recomendaciones

Home/Alteraciones conducta emocional, Familia, parejas y sexualidad/Vacaciones, un tiempo distinto, unas recomendaciones

Vacaciones, un tiempo distinto, unas recomendaciones

pareja-felizHola a todos y a todas.

Después del largo invierno, y una lluviosa primavera, el verano está a la vuelta de la esquina, una época en la que hay que aprovechar para pensar, actuar, querer, cambiar de actividades, o hacer las que nos gustan de distinta forma. 

Pensar

Llegan las vacaciones momento en el que, tenemos más tiempo de lo habitual, y los día son largos, es importante que nos detengamos, que hagamos acopio de ese elogio a la lentitud, que nos recreemos en cada momento del día, sin dejarnos llevar, por el ritmo frenético del reloj, y adentrarnos en la corriente diaria, en la que sin darnos cuenta se nos va pasando la vida.

Vida en la que en ocasiones ni nos paramos a reflexionar, si verdaderamente me siento bien, con mí día a día, sencillamente me dejo llevar. En este dejarse llevar puede que se esconda una persona insatisfecha, que es la antesala de depresiones, ansiedades, problemas de autoestima…. .

A las personas que se pueden identificar con esta frase les comentaría, que tomen conciencia de los aspectos de su vida que consideran que deben cambiar, que no lo dejen para mañana, si te detienes a pensarlo y lo anotas, para todo los días poner algo de tu parte, ya estás empezando, has dado el primer paso del camino que te queda por recorrer.

Actuar

Para otros las vacaciones, no son de viajar, ó estar descansando, sino de hacer todo aquello que tienen pendiente, ya que durante los meses anteriores, se sentían apagando fuegos constantemente y si tiempo para nada.

Para todas estas personas yo les diría que realizaran una lista de prioridades para hacer las cosas urgentes y necesarias en primer lugar y después las que no lo sean, y si son tareas de la casa, bricolaje, etc., que intenten hacerlas con música o la radio de fondo y si tienen alguien que les pueda echar una mano, pues estupendo, porque las tareas compartidas, se llevan mucho mejor.

Importante es también tomarse un tiempo para pasear, quedar con los amigos, o hacer ciertas actividades gratificantes, ya que estos pequeños momentos, serán tus mini-vacaciones, dentro de esas vacaciones, en la que no queda más remedio que seguir en acción.

Querer

Si pasas las vacaciones en pareja, es recomendable que organicéis rutinas en las que los dos participéis, si hay que estar con las familias, que en la medida de lo posible, no sea todas las vacaciones y que os dediquéis algún tiempo para vosotros, (en el que recuperar, la conversación, las risas, el sexo…) en resumen que os queráis, y volváis a revivir momentos perdidos en los meses anteriores.

Si durante las vacaciones con la pareja, no ponemos un poco de buena voluntad y predisposición, nos podemos encontrar con que a la vuelta del verano, haya una crisis, que puede ser por diversos aspectos, desde una falta de comunicación, hasta ver que tu pareja y tu circuláis por direcciones diferentes y en verano esto es más evidente que mientras se encuentra atenuado por la rutina que embarga el día a día de cada cual.

Cambiar de actividades o no

En cualquier caso tanto si decides marcarte una ruta por un país exótico, como si te quedas en casa, o vas al pueblo de algún familiar, es fundamental que no te frustres, si por algún motivo no disfruta todo lo que pensabas, si algo de lo que tenías planificado se desbarató y hay que hacer algún cambio de plan, recuerda, que lo fundamental es desconectar a nivel físico y mental, no es necesario que también sigamos en “on psicológico”, en las vacaciones.

Recuerda que el tiempo de ocio, (es la forma no estar pendiente de rutinas y horarios) es saludable, pero lo más fundamental es la actitud que tengamos ante estas vacaciones que se nos presentan, tomar conciencia de mi propio yo, de mis necesidades, de mis opciones y de mis acciones, haz eso que “te encantaría”, o aquello que “te gustaría probar”, en la medida de tus posibilidades, recupera esos espacios para ti, porque en la mediada en la que uno está bien, puede dar a los demás..

Actividades que ayudan a desconectar

  • Pasear poniendo atención a tu alrededor.
  • Una charla entretenida.
  • Una sesión de gimnasia.
  • Pararte a respirar.
  • Anotar frases que te resulten interesante en una libreta.
  • Relajarte, en todas sus formas y maneras.
  • Compartir con la gente a la que quieres.
  • Leer un buen libro.
  • Una buena charla.
  • Una buena comida, sin pasarse.
  • Escuchar música.
  • Sonreír.
  • Prestar atención a lo que ocurre a tu alrededor.

Saludos a todas y todos.

 

Julia Rodríguez Psicología

653 93 40 50

Leave A Comment